Las mejores recetas de Casa Cuti

Esta página no pretende ser un curso de cocina. Nuestra intención es compartir con todos vosotros nuestros platos favoritos, lo que comemos cada día... Leer más...

Toni, Rosana y Alba...
casacuti@gmail.com



sábado, 3 de diciembre de 2011

- Alioli (All i Oli) -

Alioli o All i Oli en valenciano (ajo y aceite) es una de las salsas más tradicionales de nuestro país. Es sin duda la que más me gusta y suelo hacerla muy a menudo. Muchos dicen que España huele a ajo y yo añadiría que ese olor sale desde mi casa, pero es que me encanta. 
Recetas de alioli hay tantas como cocineros ya que cada uno tiene una manera diferente de hacerla. Sin embargo podemos distinguir dos maneras principales: la llamada manera tradicional y la mayonesa de ajo. La primera de ellas, que ilustra el comienzo de esta entrada, es la que más me gusta y además la más difícil de elaborar. Se trata de emulsionar únicamente ajo, sal y aceite de oliva con un mortero. El sabor a ajo que tiene esta forma es espectacular y el color viene determinado por el aceite utilizado. Lo mejor como siempre es un buen aceite de oliva virgen extra. La segunda se trata de hacer una mayonesa ayudándose de un huevo, pero añadiendo ajo. Es más fácil de emulsionar y mucho menos laboriosa. De hecho es la que nos suelen poner en los bares y restaurantes cuando la pedimos. El color suele ser más blanco, dependiendo también del aceite utilizado. No es aconsejable utilizar un aceite de oliva virgen extra ya que le dará un sabor y color demasiado intenso. Es más recomendable utilizar un aceite de oliva suave, pudiendo incluso utilizar aceite de girasol para hacerla más suave y blanca todavía. Este alioli es ideal para acompañar carnes, pescados a la brasa, arroces o fideuás de pescado, patatas asadas, huevos duros, etc. e incluso para gratinar queda diferente y delicioso. ¿He dicho ya que me encanta?
Veamos ambos métodos.

Ingredientes para la forma tradicional:
  • 1 diente de ajo por persona
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra
Preparación:
Pon en un mortero los ajos pelados con un poco de sal. Machácalos bien hasta conseguir una pasta. Hay que machacar mucho los ajos, para sacarles el jugo, ya que es eso lo que liga con el aceite. A continuación hay que ir añadiendo el aceite con un hilillo muy fino mientras remueves con la el brazo del mortero sin parar, de una forma rítmica y siempre en la misma dirección. Si ves que se acumula aceite para de echar y sigue removiendo hasta que termine de emulsionar todo. Continúa echando hasta que obtengas la cantidad deseada.


Ingredientes para la mayonesa de ajo:
  • 1 diente de ajo por persona
  • Sal
  • 1 huevo
  • Zumo de limón o unas gotas de vinagre
  • Aceite de oliva
Preparación:
Pela los ajos y retira el germen del centro para que luego no repita demasiado. Ponlos en el recipiente de la batidora junto al huevo, la sal y un poco de zumo de limón o unas gotas de vinagre (yo suelo utilizar el zumo de medio limón). Introduce la túrmix y llena de aceite con la cantidad deseada, pero como mínimo hasta cubrir la base ancha de la túrmix. Comienza a batir sin mover la túrmix durante unos segundos, y conforme veas que va emulsionando por abajo comienza a mover la túrmix arriba y abajo hasta que ligue toda la salsa. Si le pillas el punto es muy fácil de hacer.

Apuntes:
  • Elaborar el All i Oli tradicional es laborioso pero merece la pena. Hay quien utiliza una yema de huevo para ayudar el emulsionado, añadiéndola a la pasta de ajos y sal.
  • La mayonesa de ajo se puede cortar mientras la haces. Lo notarás porque no llega a espesar o bien mientras está espesa se hace líquida de repente. No lo tires porque puedes aprovecharlo para hacer una sopa de ajo o bien volver a intentarlo. Comienza de nuevo con algún diente de ajo, añade otro ajo y un poco de aceite. comienza a batir y sin parar ve añadiendo la salsa cortada anterior poco a poco. Verás que irá ligando.
  • La mayonesa de ajo, al llevar huevo crudo, es conveniente consumirla recién hecha y no guardarla demasiado tiempo, y siempre refrigerada. Si quieres guardar algunos días sustituye el huevo por la misma cantidad de leche, aunque saldrá menos sabrosa. 

lunes, 31 de octubre de 2011

- Plum Cake -

Esta es una receta típica de otoño e invierno que hace uso de las deliciosas frutas confitadas o escarchadas. La verdad es que estas frutas me encantan, sean del tipo que sean. Y no sólo puedes encontrar frutas, sino varias hortalizas. Así, ya utilices ciruelas, calabaza, naranja, alficoz, etc. quedará delicioso. En mi caso utilizo unos 250 gramos de esta fruta porque me encanta encontrar muchos trozos repartidos, pero si lo prefieres puedes reducir la cantidad al gusto. Para hacer este bizcocho es importante utilizar un molde rectangular y alargado, aunque no es algo imprescindible pudiendo utilizar aquel que más te guste.

Ingredientes para 4 personas:
  • 250 gramos de harina
  • 250 gramos de mantequilla o margarina
  • 250 gramos de azúcar
  • 250 gramos de fruta confitada variada
  • 150 gramos de pasas de corinto
  • 4 huevos
  • 1/2 sobre de levadura química (puedes utilizarlo entero sin problema)
  • 1 copa de ron
  • 50 ml de leche

Preparación:

Pon el ron en un bol y agrega las pasas para que se hidraten. Corta la fruta confitada en trozos pequeños y reserva.
Calienta un bol grande vertiendo agua caliente o colocándolo en el microondas unos minutos. Retira el agua y coloca la mantequilla y el azúcar. Mezcla con unas varillas hasta obtener el punto de pomada. Cuando la mezcla esté cremosa y homogénea añade los huevos de uno en uno sin dejar de batir. Añade la harina y la levadura y sigue batiendo enérgicamente para que no queden grumos de harina.
Escurre las pasas y rebózalas en harina junto a la fruta confitada. De esta forma evitarás que se vayan al fondo del bizcocho y quedarán repartidas por toda su superficie. Agrega a la mezcla anterior junto a la leche y remueve bien para que las pasas y la fruta queden bien repartidas y ligue todo.
Prepara el molde untándolo con mantequilla o forrándolo con papel de hornear. En este último caso también puedes untarlo de mantequilla para que sea más fácil desmoldar. Vierte la masa y ponlo en el horno precalentado a 180 grados aproximadamente 1 hora, con calor arriba y abajo. Ve comprobando de vez en cuando la cocción pinchando con un palillo de madera. en el momento que salga limpio ya estará listo. Saca del horno y espera a que esté frío para desmoldar ya que se podría romper fácilmente.

Apuntes:
  • Si mientras lo horneas ves que la capa de arriba se tuesta demasiado, cúbrela con papel de hornear o papel aluminio para que siga cociendo y no le dé el calor directamente. Evitarás que se queme por arriba y quede crudo por dentro.
  • Si lo prefieres, calienta unos segundos las mantequilla en el microondas para deshacerla y que esté líquida, con cuidado que no se queme. De esta forma puedes evitarte calentar el bol con agua para poder llevarla al punto de pomada.
  • Si van a tomarlo niños evita la hidratación de las pasa con el ron. Utiliza algún licor sin alcohol como alternativa.
  • Si, por el contrario, va destinado a mayores, puedes darle un toque si añades una copita de Vermut blanco en el momento en que añades la leche.

sábado, 29 de octubre de 2011

- Salsa de Hortalizas -

Hoy, como no tengo demasiado tiempo, vengo con una receta muy sencilla. Una salsa muy socorrida en la que puedes emplear la verdura que desees. Yo la hago simplemente con las que os pongo y está deliciosa para acompañar o rellenar lo que queráis. Imaginarla con pasta, como relleno de una empanada o simplemente acompañando a unas pechugas de pollo a la plancha.

Ingredientes para 2 personas:
  • 1 zanahoria
  • Medio pimiento rojo
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 cucharadas de salsa de tomate
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra molida
Preparación:
Pela la cebolla y retira la primera capa. Pícala fina y ponla a pochar en una sartén con un fondo de aceite y un poco de sal. Cuando reblandezca un poco añade el diente de ajo, la zanahoria pelada y el pimiento, todo ello picado fino. Rehoga todo junto unos minutos. Cuando las verduras estén blandas añade dos cucharas de salsa de tomate (puede ser tomate frito en conserva),  un poco de pimienta negra molida y mezcla bien. Deja unos minutos para que se integre todo. Ya sólo queda triturar con la túrmix y servir. 

Apuntes:
  • Puedes enriquecer esta salsa si al final de la cocción añades una cucharada de sobrasada y dejas que se integre con todo lo demás. Verás que rico.

miércoles, 28 de septiembre de 2011

- Fajitas de Pollo -

Sin complicaciones, este es un plato muy socorrido cuando no sabes qué cenar. Yo suelo utilizar tortas para fajitas hechas de trigo, aunque también puedes utilizar las de maíz. Sin embargo estas últimas son más gruesas y rígidas por lo que son más recomendables para quesadillas que para fajitas. Mi consejo es que pruebes ambos tipos y escojas el que más te guste. Por lo demás no me gusta utilizar los típicos sazonadores para fajitas que puedes encontrar en cualquier comercio. Prefiero utilizar un buen pimentón y un poco de pimienta, para mí más que suficiente.

Ingredientes para 2 personas:
  • 4 tortas de trigo para fajitas
  • 1 pechuga de pollo
  • 1 pimiento rojo pequeño
  • 1 pimiento verde pequeño
  • 1 cebolla mediana
  • Salsa de tomate al gusto
  • 1 cucharada de pimentón picante (puedes utilizar dulce si lo prefieres)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra molida

Preparación:

Pela la cebolla y trocéala en juliana. Colócala en una sartén grande con un fondo de aceite (si es una sartén tipo wok mejor) y un poco de sal y póchala hasta que se ponga transparente. Añade entonces el pimiento rojo y verde cortado en tiras finas. Reserva unas cuantas para adornar el plato. Echa un poco de sal y sofríelo todo junto hasta que el pimiento quede blandito. Añade entonces el pollo cortado también en tiras, salpimienta y rehoga todo junto unos minutos. El pollo cambiará de color señal de que ya puedes añadir la cucharada de pimentón, darle una vuelta sin que se queme e incorporar un poco de salsa de tomate, la cantidad que más te guste, aunque recomiendo utilizar muy poca que luego chorrea. Una vez se incorpore todo ya puedes retirar y servir en una fuente. Lo mejor es colocar las tortitas por separa y que cada comensal se monte su propia fajita. Si quieres hacerla tú mismo calienta la fajita en una sartén o unos segundos en el microondas (normalmente en el envase de cada fajita indica el modo y el tiempo). Coloca un poco de relleno en el centro y enrolla como la foto. Adorna con las tiras de pimiento que reservaste y listo para comer. Prepara una Coronita bien fresquita con su limón y será el acompañamiento perfecto.

Apuntes:
  • Cortarlo todo en tiras hace que se sujete mejor en la fajita sin que se caiga todo el relleno. Si cortas los ingredientes a tacos se te desmontará todo.
  • Añade al relleno un poco de queso rallado, incluso parmesano. Verás que bueno.
  • La diferencia entre fajita y burrito es la forma de enrollar cada uno. En la siguiente imagen podrás apreciar ambas formas y utilizar la que prefieras.

lunes, 29 de agosto de 2011

- Sardinas con Tomate -

Este es un sencillo plato que no requiere de mucha explicación. Sin embargo es una manera muy buena de comer las sardinas y una combinación excelente. Yo personalmente las prefiero hacer limpias pero enteras. Sin embargo, si lo prefieres puedes eliminar también la espina central y hacerlas abiertas para no tener que "entretenerte" cuando las comas. Además, si las acompañamos de unos pimientos de padrón es difícil resistirse.

Ingredientes para 2 personas:
  • 6 a 10 sardinas
  • 12 pimientos de Padrón
  • 2-4 tomates
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharadita de azúcar
  • Aceite de oliva para freír
  • Sal fina y sal gruesa
  • Harina para rebozar

Preparación:

Limpia bien de escamas las sardinas. Retira la cabeza y tripas para dejarlas bien limpias. Echa sal por las dos partes de las sardinas, enharínalas y espolsa la harina sobrante dándoles unos golpecitos con las manos. Fríelas en abundante aceite de oliva unos 2 minutos por cada lado. Retira y escurre bien el aceite colocándolas sobre papel absorbente. Puedes aprovechar el aceite para freír los pimientitos de padrón, a fuego moderado para que se hagan lentamente. 
Mientras tanto puedes ir haciendo la salsa de tomate. Si usas salsa enlatada ya preparada te ahorrarás estos pasos. Si quieres hacerla tú mismo pica muy fino la cebolla y el ajo y rehógalos en una cazuela con un fondo de aceite. Tritura el tomate utilizando un rallador y añádelo a la cebolla cuando ésta esté tomando color. Agrega una cucharadita de azúcar para corregir la acidez del tomate y deja cocer a fuego lento unos 15 minutos, removiendo de vez en cuando. Rectifica de sal y añade las sardinas ya fritas en el tomate. Deja cocer unos minutos más para que se impregnen bien. Sirve en una fuente acompañados de los pimientos de padrón a los que puedes echar un poco de sal gruesa.

Apuntes:
  • Una salsa de tomate casera siempre queda mejor. Sin embargo, para ahorrar tiempo puedes utiliza alguna salsa ya preparada de las que venden en conserva. El resultado también será muy bueno..
  • Si lo prefieres puedes utilizar pimientos italianos verdes en la propia salsa de tomate en lugar de usar los pimientos de padrón. Sofríelos junto a la cebolla cortados en trozos medianos y agrega luego el tomate. Quedará todo integrado.

    martes, 16 de agosto de 2011

    - Aguacate y Melón con Salmón -

    No soy muy aficionado al aguacate. De hecho podría asegurar que no me gusta. Pero si lo camuflo no tengo motivo alguno para no comerlo. En este caso el melón y el salmón lo hacen estupendamente, y la combinación de todo es espectacular. Os puedo asegurar que es más fácil hacerlo que comerlo luego.

    Ingredientes para 2 personas:
    • 1 aguacate
    • 1 Melón Cantaloupe/Cantaloup/Cantalupo pequeño (realmente sólo hace falta un trozo)
    • 1 Queso fresco de burgos
    • 2 lonchas de salmón ahumado
    • 1 limón pequeño (la piel y su zumo)
    • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
    • Sal
    • Pimienta Blanca Molida

    Preparación:

    Parte el aguacate por la mitad, retira el hueso y pélalo. Puedes hacerlo fácilmente tirando con los dedos. Con ayuda de un cuchillo afilado, corta en lonchas gruesas la pulpa, colócalas en un bol pequeño y rocía con el zumo de medio limón para que no se oxide y se ennegrezca. A continuación corta el melón en rodajas y quita la piel y semillas, cortando trozos más o menos del tamaño de las rodajas del aguacate. 
    Corta el queso también en rodajas y el salmón en lonchas, tantas como trozos de aguacate y melón.
    En un bol prepara un aliño con el aceite, el zumo de lo otra mitad del limón, una cucharada  de ralladura de su piel, la pimienta y una pizca de sal.
    Coloca juntos un trozo de aguacate y uno de melón, envuelve más o menos con una loncha de salmón y dispón sobre un trozo de queso. Rocía el aliño por encima y tendrás una estupenda ensalada.

    Apuntes:
    • Puedes prescindir del aliño si lo deseas, quedando más suave y muy buena también. De esta forma, una vez montados los trozos, espolvorea con la ralladura del limón y un poco de pimienta blanca molida por encima para resaltar el sabor del melón.
    • Si lo prefieres utiliza lima en lugar de limón. Le dará un toque más ácido.

      lunes, 15 de agosto de 2011

      - Pollo con Manzana y Soja -

      No sabía muy bien cómo gastar un poco de salsa de soja que tenía por la nevera y rebuscando me encontré con todos estos ingredientes. Probando a ver qué tal quedaban, y con el vago recuerdo de haber oído en alguna ocasión sobre una salsa de cebolla con manzana, me encontré con un bocado exquisito. Al final me acordé quien me habló sobre esta receta, así que mi "invención" quedó en un recuerdo anterior de una conversación con Esther y Mariano contándome lo que iban a cenar. ¡Gracias chicos! Realmente quedó muy buena, aunque no sé muy bien si fue así como la hicisteis vosotros.

      Ingredientes para 2 personas:
      • 1 pechuga de pollo
      • 1 cebolla
      • 1 manzana
      • Salsa de soja
      • Sal
      • Aceite de Oliva virgen Extra

      Preparación:

      Pela la cebolla y quita la primera capa. Pícala muy fina, ayudándote de una picadora si es posible, pero con una velocidad baja y poco tiempo para que no se haga excesivamente líquida. Ponla a pochar en una sartén con 2 cucharadas de aceite y un poco de sal, ne demasiada ya que la soja ya tiene sal. Mientras se va pochando a fuego lento pela y pica muy fina la manzana. Cuando la cebolla comience a tomar color añade la manzana y rehoga unos minutos hasta que pierda el agua. Añade entonces la pechuga de pollo cortada en dados pequeños y saltea todo junto unos minutos.  En el momento que la pechuga esté hecha incorpora un buen chorro de salsa de soja y deja reducir. Sirve acompañada de una ensalada de lechugas variadas.

          domingo, 7 de agosto de 2011

          - Milhojas de Patata con Espinacas -

          Hoy aprieta con ganas el calor, y la verdad es que no me apetecía nada encender el horno. Sin embargo, dada la sencillez de esta receta, he dejado atrás la pereza y me he puesto manos a la obra. Además, aprovechando el horno he hecho de segundo unas albóndigas al horno con una salsa de tomate que ha completado perfectamente el menú.

          Ingredientes para 2 personas:
          • 200 gramos de espinacas frescas
          • 2 patatas grandes
          • 2 dientes de ajo
          • Puñado de piñones (unos 25 gramos)
          • Puñado de uvas pasas (unos 40 gramos), en mi caso pasas sultanas
          • Sal
          • Pimienta Negra Molida
          • Aceite de Oliva virgen Extra

          Preparación:

          Precalienta el horno a 180 grados, con calor arriba, abajo y aire. Pela las patatas, lávalas y córtalas en rodajas no demasiado finas pero tampoco muy gruesas. Sazónalas y repártelas sobre una bandeja de horno previamente untada con un poco de aceite, para que no se peguen. Procura que no queden amontonadas para que se hagan y se tuesten todas por igual. Pincélalas con aceite por encima, no demasiado, y hornéalas durante 25 minutos.
          Lava las espinacas y déjalas escurrir bien en un colador. Mientras, pela dos dientes de ajo y ponlos a dorar en una sartén con dos cucharadas de aceite. Cuando empiecen a tomar color añade los piñones y las pasas. Mantén al fuego un par de minutos removiendo con una cuchara de madera y, antes de que los piñones se tuesten, añade las espinacas troceadas, salpimienta y rehoga todo junto un par de minutos más removiendo de vez en cuando. Verás que las espinacas pierden mucho volumen al perder el agua que contiene. Cuando las veas blandas puedes retirar, antes de que pierdan ese color verde tan intenso.
          Ya estamos listos para emplatar. Si quieres ayúdate de un aro, aunque no es estrictamente necesario. Dispón una base de patatas dentro de los aros y retira éstos. Reparte encima las espinacas salteadas con los piñones y las pasas y listo para servir. Procura comerlo caliente.
          No queda nada mal, ¿verdad?... Y con una ayudante como esta mucho mejor. Me ha ayudado a repartir las patatas en la bandeja de horno, a echarles sal y a darles aceite con el pincel (esto es lo que más le ha gustado). Además, ha echado a la sartén los piñones y las pasas y ha removido las espinacas. ¡Toda una cocinera! Y así posa tan orgullosa de su plato...


          Apuntes:
          • Puedes hacerlo con patatas fritas si lo prefieres, aunque te quedará algo más aceitoso si no las escurres bien. Al horno quedan menos aceitosas y muy crujientes.
          • He aprovechado el horno para poner sobre la propia bandeja de las patatas un recipiente refractario con unas albóndigas de ternera y cerdo. Las he pincelado con aceite y las he horneado 15 minutos junto a las patatas, transcurridos los cuales les he dado la vuelta y he añadido la salsa de tomate, dejando cocinar los 10 minutos restantes que le quedaban a las patatas. Un segundo plato perfecto tras degustar estas milhojas.

            domingo, 31 de julio de 2011

            - Escalivada (Asado de Verdura) -

            Como muchos conoceréis, este es un plato de origen catalán (escalivar significa asar al rescoldo) que consta de verduras asadas, normalmente berenjena, cebolla, tomate y pimiento rojo, aunque puedes utilizar si lo deseas también pimiento verde (no utilizar del italiano ya que es demasiado fino y sin carne apenas). Es muy socorrido en cualquier época del año, pero sobre todo en verano por lo bien que combina en cualquier ensalada, tostada, pizza y en todo lo que se te ocurra, o bien para acompañar a carnes o pescados. De hecho en casa suelo hacer en grandes cantidades y lo mantengo congelado en raciones listo para dejar descongelar, aliñar y servir. Os describo la manera de hacerlo. La cantidad de ingredientes os la dejo a vuestro gusto y elección.

            Ingredientes:
            • Pimientos Rojos
            • Berenjenas
            • Cebollas medianas
            • Tomates grandes (yo prefiero tomates pera)
            • Aceite de oliva virgen extra
            • Ajo (opcional)
            • Sal

            Preparación:

            Lava bien los pimientos, la berenjena y los tomates. Colócalos enteros en una bandeja de horno. Si las berenjenas son muy grandes puedes hacerles unos cortes en la piel o bien partirlas a lo largo por la mitad. Esto hará que queden mucho mejor hechas. Las cebollas debes colocarlas sin pelar. Si ves que éstas son muy grandes puedes golpearlas varias veces sobre la mesa con el fin de ablandarlas un poco. De esta forma no quedarán duras por dentro y se cocinarán mejor. Una vez estén todas las verduras en la bandeja, rocía un poco de aceite de oliva por encima y hornéalas 1 hora a 180º (esto depende de cada horno, pudiendo ser hasta 200º) con calor arriba, abajo y aire. A mitad de horneado (30 minutos) abre para darles la vuelta. Seguramente los tomates estén ya asados al requerir menos tiempo de horno, así que puedes aprovechar para sacarlos. Una vez pasada la hora retira la bandeja del horno deja templar toda la verdura, a ser posible cubierta con papel de aluminio. De esta manera sudará y será mucho más fácil pelarla. Cuando estén templadas pela todas las verduras con las manos, verás que es muy sencillo. Corta en finas tiras o trocitos y mezcla. Aliña con sal, un buen chorro de aceite de oliva virgen extra y opcionalmente pero muy recomendable, con un diente de ajo bien picado. Si lo prefieres, también puedes añadir el jugo de la cocción.

            Apuntes:
            • Como he dicho antes, una vez esté fría la verdura puedes hacer raciones con las mezclas que desees y congelarlas. Cuando vayas a consumirlas sólo tendrás que sacar del congelador y dejar descongelar lentamente en la nevera (yo las saco por la mañana y por la noche están listas).

            jueves, 30 de junio de 2011

            - Ensalada Templada de Gula y Paté -

            Con estos calores que comienzan a apretar con insistencia no apetece demasiado pringarse mucho en la cocina, y tendemos a comer más ligero y cosas más rápidas y frescas. Debo reconocer que yo soy más de cuchara, incluso con estos calores, y un buen plato de lentejas no me lo quita nadie. Esta ensalada está realmente buena y la recomiendo encarecidamente, ideal para cenar como plato único. Podéis jugar con los ingredientes que más os gusten... por ejemplo, a Rosana no le gustan nada las anchoas así que las cambió por unos taquitos de queso curado, nueces y pasas sultanas, casi nada, jeje. Yo me conformé con lo que ya lleva, pero se me ocurre por ejemplo añadirle un poco de zanahoria, manzana, palmito, etc. Lo que sí tenéis que tener en cuenta es que el paté utilizado tenga consistencia para poder cortarlo a taquitos y que no se mezcle demasiado con el resto de ingredientes. Los patés de untar no creo que queden demasiado bien.

            Ingredientes para 2 personas:
            • 150 gramos de lechugas variadas (yo utilicé Escarola rizada, Radicchio o Lechuga morada y Canónigos)
            • 150 gramos de gulas
            • 1 diente de ajo
            • 80 gramos de paté (yo utilicé Paté de Jabugo de Sánchez Romero Carvajal)
            • 8 filetes de anchoa en aceite (una lata)
            • Aceite de oliva virgen extra
            • Sal

            Preparación:

            En una sartén añade una cucharada de aceite de oliva y sofríe el diente de ajo cortado en láminas. Cuando empiece a estar dorado añade las gulas y saltea unos minutos con un poco de sal. Apaga el fuego y deja en la sartén mientras preparas el resto de la ensalada para que se mantenga templado.
            Lava bien las lechugas, escúrrelas, trocéalas y  mézclalas en un bol grande o en dos boles individuales si piensas utilizar ingredientes diferentes. Alíñalas con un poco de aceite de oliva y sal, no demasiada que luego vienen las anchoas. Añade los filetes de anchoa escurridos y cortados cada uno en tres trozos. A continuación corta el paté en tacos pequeños e incorpóralo. Si tienes más ingredientes como queso, nueces, pasas, etc. es momento de añadirlos. No es necesario que mezcles todo, pero si lo haces procura hacerlo con cuidado para que no se rompa demasiado el paté. Por último coloca las gulas templadas en el centro, rocía con un chorrito de aceite para darles brillo y sirve enseguida.

            Apuntes:
            • Como he dicho antes, utiliza un paté con bastante consistencia. El paté de Jabugo de Sánchez Romero Carvajal es ideal para ello. Si además lo pones en el frigorífico un rato antes para que esté fresco aguantará mejor el corte. Puedes encontrar este paté fácilmente en los centros Carrefour o Hipercor, aunque cualquier otro que te guste le irá bien seguro. Os dejo una foto del paté por si os animáis a probarlo.
            • Puedes mezclar todos los ingredientes removiendo todo, pero colocados de esa forma quedará más presentable. Luego cada comensal que la mezcle como guste.

            sábado, 11 de junio de 2011

            - Minipizzas de Rúcula, Parmesano y Piñones -

            Hola a todos de nuevo. Está visto que por mucho que lo intente es difícil que se me vea el pelo por aquí. Así que de tarde en tarde asomaré la cabeza para mantener al menos un poco vivo este blog. En esta ocasión vengo con unas minipizzas deliciosas y muy crujientes, ideales para aperitivo. Con estos ingredientes no es conveniente hacerlas muy grandes ya que lo ideal es que sean de bocado. Además, la gracia de estas minipizzas reside en los contrastes frío-caliente, crudo-cocido y tierno-crujiente. Por ello, es imprescindible decorarlas con la rúcula, los piñones y el parmesano justo cuando se sacan del horno, y servirlas inmediatamente. Os dejo con ellas...

            Ingredientes para 24 minipizzas:
            • 300 gr. de masa para pizza
            • Tomate triturado
            • Orégano seco
            • Unas hojas de rúcula fresca
            • Trozo de queso parmesano
            • Puñado de piñones
            • Aceite de oliva virgen extra
            • Vinagre balsámico de módena
            • Sal
            • Pimienta negra molida
            Ingredientes para la Masa de pizza:
            • 450 gr de harina de fuerza
            • 250 ml de agua
            • 1 cucharada de aceite de oliva
            • 1 cucharadita de sal
            • 2 cucharaditas de azúcar
            • 1 cucharadita de levadura seca de panadero (10 gr)
            Preparación:

            Para preparar la masa de pizza utilicé la panificadora según esta receta pero se puede amasar perfectamente sin ella. Así que mezcla bien todos los ingredientes y trabaja la masa hasta que quede homogénea. Déjala fermentar 1 hora en un lugar cálido y tapada con un paño húmedo (esto ya me lo hace la panificadora solita, jeje). Estira la masa en una superficie enharinada y déjala todo lo fina que quieras. Yo utilicé el rodillo para dejarla bien fina. Corta entonces varias porciones de unos 6 centímetros de diámetro ayudándote de un vaso o un molde circular. En mi caso los corté de 9 centímetros y quedaron un poquitín grandes así que mejor más pequeños. Úntalos con tomate triturado, sal y un poquito de orégano y mételos en el horno precalentado a 200º unos 20 minutos con calor arriba y abajo.
            Mientras se van haciendo las pizzas lava bien las hojas de rúcula y córtalas en trozos grandes. Alíñalas con unas cucharadas de aceite, vinagre de módena, sal y pimienta negra molida y reserva. Las cantidades del aliño depende del gusto de cada uno.
            Corta el queso en virutas finas ayudándote de una mandolina. Si no tienes puedes rallarlo un poco pero no te quedará igual. Puedes intentarlo con un cuchillo afilado intentando que queden lo más finas posibles.
            Tuesta los piñones en una sartén en seco, sin aceite ni nada, sin parar de removerlos para que no se quemen, durante unos 2 minutos.
            Cuando estén tostadas las minipizzas sácalas del horno y sin dejar que se enfríen distribuye sobre ellas la rúcula, los piñones y el parmesano. Procura servirlas enseguida y verás que bocado tan exquisito. Para muestra un botón...


              jueves, 31 de marzo de 2011

              - Salchichas con Puré de Patata y Queso -


              Me encantan las salchichas, de todo tipo y colores. Fuera de las típicas salchichas Frankfurt o Vienesas que encontramos en todos los comercios, existe tal variedad que podría resultar abrumador enumerarlas todas, sin contar las múltiples variantes en cuanto a carnes, especias, cocciones, etc. Por enumerar algunas, ahí va una pequeña lista de las más típicas (fuente Wikipedia): 
              • Bierwurst: Es una brühwurst (salchicha escaldada alemana) cocida y ahumada originaria de Baviera, con sabor a ajo y de color rojo oscuro. Se condimenta con granos de pimienta negra, pimentón y granos de mostaza. Al contrario de lo que sugiere el nombre, la bierwurst no contiene cerveza, sino que se toma como aperitivo acompañada de ésta.
              • Blutwurst: Como su nombre indica, es una "salchicha de sangre", es decir una especie de morcilla que se puede cocinar o comer curada. 
              • Bockwurst: Hecha a partir de carne de cerdo, vaca, pollo o pavo picada muy fina, aderezada con sal, pimentón y pimienta blanca. Es una de las salchichas más gruesas y se suele cocer antes de comer. Habitualmente se sirve con una cerveza del tipo Bockbier, de ahí su nombre.
              • Bratwurst: Esta variedad de salchichas están normalmente hechas de carne de cerdo o ternera picada muy fina y adobada en diferentes especias que cambian según la región, pero son comunes la nuez moscada, la pimienta e incluso el jengibre.  
              • Frankfurter: La salchicha que más renombre internacional ha conseguido, aunque la Frankfuerter alemana no tiene nada que ver con las "salchichas Frankfurt" que podemos comprar en cualquier supermercado español. La receta más apreciada usa magro de cerdo muy bien picado y con tocino, todo ello ahumado para intensificar el sabor. Normalmente se prepara hirviéndola en agua. 
              • Pimmelwurst: salchicha muy picante de Aachen.
              • Wienerwurst: Hecha a base de carne de vacuno y de cerdo sazonado con cilantro y ajo. A pesar de llamarse "salchicha vienesa" no se sabe con seguridad de dónde viene esta receta. 
              • Weißwurst: La Weißwurst o Weisswurst, literalmente ‘salchicha blanca’ en alemán, es una salchicha de origen alemán muy consumida en Baviera (tipo Brühwurst). La salchicha se elabora con carne muy finamente picada de ternera y de cerdo junto con especias. Esta salchicha suele acompañarse con una cerveza y con un poco de mostaza dulce al estilo de Baviera. Esta salchicha blanca está relacionada con la wollwurst y la stockwurst.
              Éstas son sólo algunas de las cientos que existen. Quizás así veáis este plato como algo más que dos salchichas con puré, jeje. En concreto he utilizado salchichas Frankfurt y Bratwurst, esta última mi preferida. Os animo a probar varias de ellas y comprobaréis la diversidad entre cada tipo.

              Ingredientes para 2 personas:
              • 2 salchichas Frankfurt grandes (unos 100 gramos por salchicha)
              • 2 salchichas Bratwurst grandes (unos 100 gramos por salchicha)
              • 2 patatas medianas
              • 1 zanahoria
              • 1 loncha de queso havarti extra cremoso
              • Agua
              • Sal
              • Pimienta negra molida
              • Aceite Virgen Extra

              Preparación:

              Pela las patatas y la zanahoria y ponlas en agua y sal a cocer unos 20 minutos. Si utilizas la olla rápida serán unos 7 minutos desde que comience a salir el vapor poniendo la olla en posición 2. Aparta y deja que salga todo el vapor de la olla antes de poder abrirla. Echa en el vaso de la batidora las patatas, zanahoria, el queso, un chorro de aceite de oliva, un poco de sal y 4 cucharadas soperas del agua de cocer las patatas. Tritura y sirve con un poco de pimienta negra molida por encima.
              Mientras tanto pon las salchichas en una sartén o parrilla con un poquito de aceite y ve asando por todos los lados. Si las prefieres muy hechas haz unos cortes transversales a lo largo de toda la salchicha para que se haga mejor por dentro.
              Sirve junto al puré de patatas.

                sábado, 12 de marzo de 2011

                - Alubias con Chorizo -


                Con el frío de esta semana todavía apetece comer un plato caliente de cuchara. Os propongo éste, muy fácil y rápido de hacer, sobre todo si utilizáis alubias ya cocidas, ideal incluso para preparar por la noche y comer al día siguiente con sólo calentarlo. 

                Ingredientes para 2 personas:
                • 1 cebolla
                • 1 pimiento verde italiano
                • 250 gramos de alubias blancas cocidas
                • 1-2 tomates maduros (o medio bote de tomate troceado en conserva)
                • Chorizo extra (picante o dulce)
                • Unas hebras de azafrán
                • Aceite de oliva virgen extra
                • Agua
                • Sal

                Preparación:

                Pela la cebolla quitándole la primera capa y córtala pequeñita. Lava y quita las semillas del pimiento y trocéalo también en trocitos pequeños. Pon en una olla o cacerola un fondo de aceite y pocha el pimiento y la cebolla unos minutos  con un poco de sal. Cuando esté pochado, sin que llegue a dorarse, añade el chorizo cortado en rodajas, unas seis por comensal. Da unas vueltas para que se rehogue un poco el chorizo y tome más sabor y añade entonces el tomate pelado y troceado (si lo utilizas en conserva escurre un poco el agua que tiene). Deja cocinar unos 2 minutos mientras enjuagas las alubias en agua ayudándote de un colador. Escurre bien y añade a la olla. Cubre de agua y agrega sal y un pellizco de hebras de azafrán. Deja cocinar unos 10 o 15 minutos. Sirve calentito y disfruta.  


                Apuntes:
                • Con alubias cocidas agilizas bastante la realización de este plato. Sin embargo puedes utilizar alubias secas si lo prefieres. Para ello tienes que tenerlas en remojo con agua al menos 12 horas. Luego ponerlas a cocer junto a un cabeza de ajos, una hoja de laurel, agua y sal, unas 2 horas en olla normal, 40-50 minutos en olla express y unos 15-20 minutos en olla rápida. Todo depende del tipo de legumbre y de la dureza del agua. Puedes hacer una buena cantidad y congelar. 

                  domingo, 6 de marzo de 2011

                  - Pan Integral -


                  Hacía tiempo que no le daba uso a la panificadora y ayer me animé de nuevo a usarla con esta receta que me dio mi cuñado Sergio. El resultado ha sido tan espectacular que voy a desempolvar nuevamente la panificadora y creo que éste va a ser el pan estrella que saldrá de sus aspas a partir de ahora. Qué olorcito a pan recién hecho había en toda la casa cuando llegué por la noche después de dejarla programada por la mañana. Esponjoso, crujiente y de un tamaño asombroso.
                  Como siempre, os pongo los ingredientes que yo usé y los tiempos de amasado y horneado del programa que utilicé, por si alguien se atreve a hacerlo de la manera tradicional o con otra máquina.

                  Ingredientes para 1 kilo de pan:
                  • 500 gramos de harina de fuerza (yo utilicé harina Alteza 14% comprada en Hiperber)
                  • 250 gramos de harina integral (comprada a granel en panadería)
                  • 300 ml de agua
                  • 160 ml de leche
                  • 3 cucharadas soperas de aceite de oliva (3 medidores grandes)
                  • 3 cucharaditas de postre de sal (3 medidores pequeños)
                  • 2 cucharadas soperas de azúcar (2 medidores grandes)
                  • 1 cucharadita y media de postre de levadura seca de panadero (1 medidor y medio pequeño)

                  Preparación:

                  Utiliza el programa 3 "Pan Integral" de la panificadora, con el tamaño grande y grado de tostado oscuro. Coloca primero los líquidos en la cubeta, es decir, el agua, la leche y el aceite. Añade a continuación el azúcar y la sal. Mezcla las harinas y viértelas por encima haciendo una montañita. Haz con el dedo un agujero sobre la harina y echa levadura. Es importante que la levadura no entre en contacto con la sal directamente, sobre todo si vas a dejar la máquina programada para más tarde. Inicia el programa y ya sólo queda esperar a que termine. Saca entonces la cesta, con cuidado que quema de lo lindo, y con ayuda de las espátulas de madera desmolda el pan. Puedes ponerlo boca abajo y darle unos golpecitos para facilitar que salga. Es posible que salgan también las aspas de amasado incrustadas en el pan, pero podrás quitarlas fácilmente una vez frío con ayuda del gancho metálico incluido. Deja enfriar el pan sobre una rejilla para que se ventile por todos los lados y listo.
                  Os dejo una foto del corte para que apreciéis la molla. Animaros con este pan que resulta espectacular.


                  Apuntes:
                  • Una vez hecho y frío puedes cortarlo en rodajas y congelarlo. Así tendrás pan tierno el día que lo necesites.
                  • El programa 3 para pan integral contiene un tiempo de preparación inicial con calor en el que pueden brotar las partes más importantes de los ingredientes.
                  • Los tiempos empleados por la panificadora para el programa seleccionado son los siguientes:
                  -------- 30 minutos de calor.
                  -------- 5 minutos de amasado.
                  -------- 5 minutos de reposo.
                  -------- 15 minutos de amasado.
                  -------- 49 minutos de levado.
                  -------- 10 segundos de amasado.
                  -------- 25 minutos 50 segundos de levado.
                  -------- 15 segundos de amasado.
                  -------- 44 minutos 50 segundos de levado.
                  -------- 53 minutos de horneado.
                  -----
                  -------
                  Total 3 horas 48 minutos
                  • Consulta más detalles sobre la panificadora y la tabla completa de tiempos pinchando aquí.

                  lunes, 28 de febrero de 2011

                  - Miguelitos de La Roda -


                  De parada obligatoria, La Roda, localidad de la provincia de Albacete, es famosa por estos suculentos pastelillos. No hay viaje a Albacete o Madrid que no tome como escusa para hacer un alto en el camino y atiborrarme a estas delicias, ya sean de chocolate negro, chocolate blanco o las más tradicionales de crema pastelera. Yo me he tomado la libertad de hacerles un homenaje a mi manera, intentando recrear este espectacular bocado. Si tenéis ocasión de probar las originales no dudéis en hacerlo... para todos los demás, podéis hacer esta versión casera. Eso sí, una recomendación: utilizad hojaldre del LIDL y no cualquier otro hojaldre... notaréis la diferencia.

                  Ingredientes para unos 24 Miguelitos:
                  • 1 lámina de hojaldre (preferiblemente del LIDL)
                  • 400 gramos de crema pastelera (receta aquí)
                  • Azúcar glas
                  Preparación:

                  Preparar este postre no tiene ninguna complicación. Descongela la lámina de hojaldre en caso necesario y extiéndela con ayuda de un rodillo. Corta cuadrados o rectángulos de entre 6 y 8 cm más o menos para que sean aproximadamente del tamaño de los Miguelitos originales. Puedes hacerlos más pequeños si lo prefieres para que así se coman de un sólo bocado aunque esto puede resultar muy peligroso ya que no podrás parar de comerlos. Colócalos sobre papel de hornear en una bandeja de horno (la propia lámina de hojaldre suele venir envuelta en uno para tal uso) y déjalos unos 15 minutos a 200º con calor arriba y abajo hasta que crezcan y tomen un color dorado. Saca y deja enfriar un poco para poder manipularlos.
                  Mientras se van haciendo puedes preparar una crema pastelera según esta receta que puedes dejar enfriar en la nevera. Una vez esté todo frío, corta los miguelitos con cuidado por la mitad, como si fueran un bocadillo y rellénalos con la crema pastelera. Espolvorea con abundante azúcar glas por encima y listos para disfrutar.

                  Apuntes:
                  • Conserva este postre en la nevera bien tapado ya que la crema pastelera se estropea a temperatura ambiente, aunque no creo que os dure tanto. Además, fresquito estará mucho mejor.

                  domingo, 27 de febrero de 2011

                  - Lenguado Relleno de Gambas -


                  Seguramente pocos os hayan felicitado el año casi en marzo, así que me siento único en ese aspecto ¡FELIZ AÑO! Uno de mis propósitos para este año era el de dar más vidilla a este blog y al ritmo que he empezado lo voy a tener difícil. Vamos a empezar a "resucitarlo" con esta receta, cuanto menos vistosa y muy fácil de hacer, que te hará quedar bien ante cualquier invitado.

                  Ingredientes para 2 personas:
                  • 2 lenguados grandes
                  • 1 cebolleta
                  • 100 gramos de gambas peladas
                  • 1 huevo
                  • 20 gramos de mentequilla
                  • Chorrito de vino blanco
                  • Sal
                  • Perejil
                  Preparación:
                  En primer lugar debes separar los lomos de los lenguados de la espina central una vez estén limpios, quitarles todas las espinas que tengan y salarlos al gusto. Si lo prefieres puedes pedir en la pescadería que te lo hagan.
                  Pela y pica la cebolleta y las gambas. Añade el huevo batido, mezcla y sazona. Puedes reservar algunas gambas enteras si lo prefieres para decorar al montar el plato.
                  Coloca en una fuente para horno uno de los lomos, vierte encima la mezcla de gambas y coloca el otro lomo cubriendo la mezcla anterior, como si de un bocadillo se tratara. Haz lo mismo con el otro lenguado. Reparte encima de ambos lenguados trocitos de mantequilla, rocíalos con un poco de vino blanco e introdúcelos en el horno a 190º unos 20 minutos. Retira y sirve espolvoreado con perejil picado o cebollino.

                  Apuntes:
                  • Puedes realzar el sabor del pescado rociándolo con zumo de limón 15 minutos antes de rellenarlo.
                  • Si lo prefieres, en lugar de mantequilla puedes rociar con un chorrito de aceite de oliva virgen extra. Sin embargo la mantequilla le da un toque muy especial a este pescado.
                  • Puedes utilizar gambas congeladas ya peladas o bien camarones congelados, ya sean crudos o cocidos. En este caso descongélalos antes de utilizarlos en el relleno.